Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Beso tardío

Me quedé a su lado. Es interminable el juego de ondas que brotan de sus aguas. Me gusta contemplarlas. Me deja mirarlas. Hace que me sienta amable o, al menos, no demasiado molesta. Se tiene que acercar con cuidado. Mi naturaleza es asustadiza, tal vez un poco punzante. Me sale la púa de erizo sin porponérmelo. Luego vamos acercándonos despacio, como sin pretenderlo, y disfruto entonces de su cercanía. Le espero sentado a su orilla. Lo veo llegar y a menudo el rumor de su brisa trae palabras que ponen sonrisa a mi imagen, disparate risueño de colores,  ternura, mirada que penetra hasta la hondura con amor. A veces trae la confusión de la vida en las manos. Otras habla el dolor. ¡Qué tortura no saber a quién dirige sus palabras!¡Qué tortura saber que mira y no saber qué ve o cuál es el objeto! ¡Que no sean  para mí, especialmente para mí,  no ser yo su tú! Porque me tocan sus sonidos ondulantes y sueño si fueran para mí.. ¿A quién podré querer ahora si abrió el horizonte, si no tiene lí

Entradas más recientes

Búscame a Pérez

Rincón oscuro de la tristeza

Olas de arena

Si bajó o no bajó.

Big bang personal

Colores

A la deriva

¿Qué viene ahora?

Hijos

Modisto

Parle On Français

Veo, veo

Si se acercara la brisa

Momios

Detrás del espejo

Peregrina

Imprecisables

Puertas entreabiertas

Amores platónicos