Búscame a Pérez

A veces le contaba la historia a la que su propio padre hacía referencia para que no se rindiera. 

Durante la guerra de independencia de los Estados Unidos la victoria de una batalla dependía de la información de un informador llamado Pérez.

Había ya muchas bajas y el capitán llamó al muchacho más joven del batallón. Vete y y no vuelvas sin cumplir tu misión y vuelve pronto. No llevarás más misiva que lo que oigas aquí. Así garantizamos que no te roban la información.

El soldado abrió mucho  los ojos. Creyó que así su cerebro podría retener mejor todo lo que le dijeran. Notó cómo crecía la tensión en su cuerpo, cómo sus músculos se ponían en alerta, igual que sus sentidos.

-Escúchame bien, soldado, porque no puedes fallar en la misión. 

- No lo haré mi capitán.

- Así lo espero por nuestro bien. Búscame a Pérez. Sal ya.

La perplejidad fue palpable en su rostro.

- Sé que lo conseguirás. Por eso te he hecho llamar. No puedo decirte nada más.


Parece ser que el soldado encontró a Pérez, el batallón se salvó y al muchacho lo olvidaron, porque de él no queda ni su nombre. Pero en su mente infantil creyó que todo había de resolverse así, sin preguntar al que le encomendaba  algo. Era él el que había de buscarse la vida y resolver usando su inteligencia, casi con silencio sepulcral, igual que el joven soldado resolvió atravesando montañas y ríos sin ni siquiera conocer el lugar. 

Tal vez entendió mal la historia, o sólo a medias. Tal vez su padre lo que intentaba decirle es que tenía que buscar ayuda cuando la misión parece imposible y no cejar en el empeño,  por más imprecisos, indescifrables  o lacónicos que fueran los que se lo proponían.

Yo aún ando buscando a mi Pérez particular. 



Comentarios

  1. Para según qué y modestias aparte, aquí tienes al "Pérez" que lo resuelve casi todo. :))))))

    Abrazos Loles. Un relato de interés.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que todos buscamos a ese tal Pérez, nuestro Pérez, cuando la cosa se pone fea. A veces lo encontramos, a veces no. Lo importante es no cejar en el empeño.
    Buenas noches :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Loles! Yo creo que siempre ayuda el tener un "Perez" cerca, ja ja. Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ponen a prueba, pero son también estímulo, (siempre que no te desesperen, 😅).
      Un abrazo Margarita!

      Eliminar
  4. yo no lo tengo no lo busco y si la buscara no lo enuentro Gracias por compartir tu saber
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pero si tú le encontraste hace mucho! Se te ve a gusto contigo y con la vida, qué mejor Pérez que ese!
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  5. Al menos, hay más posibilidades de éxito si te encargan buscar a Pérez, que a Igartiburu. Abrazos, Loles.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares