Medio pájaro

 Dos horas de retraso que no hacen sino prorrogar lo que no se sabe. El vértigo (atractivo) ante lo que sucederá. La comezón de lo que no puede anticiparse aunque se pueda medio intuir. La certeza de que cuando pase comprenderás la futilidad de esa tensión.

Después de un pequeño vuelo sobre el mar, viramos hacia tierra.  Ahora toca atravesar la península. 

Los pueblos son mapas con  trazado luminoso de sus calles. Charquitos de luz en el océano oscuro de la noche.

Desde arriba parecen dibujos de ese ruso que dibujaba abstracto pero un poco infantil, Kandinski creo recordar, Vasily. Veo barcos, estrellas, alguna letra,  hasta una gallina y una rana saltando. Extraños vehículos y animales. Naves nodrizas llenas de gente ajena a mi mirada.

Tal vez sobrevolemos tu casa. Estarás dormido cuando ocurra. Mi padre solía señalar los aviones mientras hacía el muerto en la piscina las tardes de verano:

El avión de las 8. Debe ir a Madrid. Por lo menos al Norte. El de las 9 lleva dirección Barcelona

Pero no era piloto. Ni siquiera le entusiasmaba volar. 

A mí sí. Ya sabes que soy medio pájaro.

Comentarios

  1. hace tanto que no vuelo que las alas se ne han caido.no soy la que era ya no vivo

    ResponderEliminar
  2. Precioso, me ha hecho volar también. Besos :D

    ResponderEliminar
  3. Yo te daría el mérito de pájaro entero. Y además de apellido, ave del paraíso.
    Cantora empedernida de mil cosas en la vida...
    Ya lo de que estaba dormido..., puede que no. O puede que sí, pero en el sofá. Voy tarde a la cama.
    ¿Ya de vuelta? ¡Un placer como siempre!
    Abrazos Loles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ida, acabo de volver de un peso con chaqueta. He vuelto a la primavera unos días. El viernes de vuelta al verano cordobés 😅.
      Un placer también verte por aquí
      Un abrazo Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares